El Dr. Derlis Acosta es una ex-dirigente del Club Atlético Ciudad Nueva, que se inició por los años 1967 y tuvo una trayectoria dirigencial de más de 15 años con mucho sacrificio y grandes logros. El Dr. Acosta comparte gratos recuerdos con el Profe Ñori Arca, con quien nos dio una grata visita a las oficinas de Arcabasket, para conversar sobre Básquetbol, anécdotas y sus vivencias, y así aprovechamos para hacerle algunas breves preguntas, que compartimos a continuación con sus respuestas.

 

  • Cómo se inició en el mundo dirigencial de nuestro Básquetbol?

Gracias a una alianza de amistad, protegido por un paraguas que se llama Ciudad Nueva, fuimos amigos de infancia del Club y del Barrio y conformamos un grupo con Migule Angel Arca, que era el técnico, junto con el señor Nicanor Rodríguez nos juntamos y sin siquiera elaborar el plan de vida de la institución, pero con mucho esfuerzo y dedicación, todos los días íbamos a la cancha donde eramos un poquito el papá de los niños, como técnicos y dirigentes del Club, donde juntábamos dinero para pagar la Electricidad, el consumo de agua, algunas chocolatadas para los niños y otros gastos del Club.

 

  • Cómo era el trabajo que realizaban?

Nosotros salíamos a visitar casa por casa en el Barrio a solicitar colaboración para el club, y las personas accedían gentilmente y más al ver nuestro esfuerzo y dedicación, sobre todo nuestra honestidad por una causa noble como lo es el deporte, y colaboraban sin problemas, teníamos el apoyo de un barrio muy populoso y todos los dirigentes del Club. Así fuimos sumando, éramos encargados de la mini, las categorías 6ta, 5ta, 4ta y después de Primera. El club se mantenía así gracias a la gestión de la gente, no es que había un río de dinero, pero hicimos cosas buenas y formamos mucha y gente con buenos valores.

No sólo nos concentrábamos en formar buenos atletas, sino también buenas personas. Así salieron varios buenos jugadores, entrenadores, profesionales varios y un gran número de excelentes personas. Por ejemplo Angel Vega que está hace un tiempo como técnico en el Olimpia, y un Luis Schmeda que fue un gran jugador y hoy sigue siendo un gran profesional, y muchos más que empezaron de chicos o se incorporaron un poco más de grandes. Nosotros les exigíamos a los chicos que lleven sus libretas de calificaciones cada semestre si querían jugar, y les motivábamos para que estudien. En fín, había un rigor para formar buenos ciudadanos.

Nosotros ni siquiera teníamos dinero. No teníamos auto, y teníamos que ir caminando a todos lados. Le llevábamos a los chicos caminando y bien ordenaditos todos a las canchas. Luego con la llegada de Don Porfirio Recanate se tuvo una oxigenación económica importante y pudimos trasladarnos mejor y ya con vehículo. Pero después con el tiempo, se fue Ñori, falleció Nica, y se fue poco a poco disipando esos años dorados del Ciudad Nueva que después se vio obligado a enfrentar a equipos muy poderosos que contrataban grandes planteles y extranjeros, haciendo muy difícil las condiciones para competir con ellos a los equipos tradicionales de nuestro básquetbol.

Ya por los años 80 empezaron a venir constantemente jugadores extranjeros y se tuvo muy buen espectáculo, sumado a la televisación y demás, pero poco a poco se fue disminuyendo la cantidad en la formación de jugadores que tuvimos anteriormente.

 

  • Sobre la regulación a los considerados jugadores internacionales paraguayos que solo pueden estar dos por equipo y además ocupan plaza de extranjeros en el equipo, cual es su opinión?

Yo voy a tomar como ejemplo una regulación que hace el fútbol, que obliga a que un jugador de la juvenil empiece el partido. Es una regulación que sirve para estimular y motivar a los chicos, como premio por su trabajo y disciplina que fueron demostrando. En el basquet con esta regulación se trata de mantener lugar compartido para todos nuestros jugadores que así pueden tener como compañeros a jugadores como Javier Martínez y los demás, sin que éstos vayan todos a un solo equipo. Y sobre los extranjeros, para mí, es mejor que no haya ni un solo cupo. Por qué? porque una generación es la que hay que aguantar sin extranjeros, por al menos unos 5 años aproximadamente para permitir sacar una nueva generación de jugadores paraguayos que ahora hay pocos. Los extranjeros toman lugares de posibles nuevos valores en el equipo, y tampoco se les saca provecho en los entrenamientos porque no se quedan a compartir con los demás su experiencia, ya que ellos se entrenan todo y se van a su departamento.

Si sacrificamos 5 años trabajando con jugadores locales van a ir apareciendo otra vez nuevos jugadores. En la historia misma hubieron países con problemas críticos a nivel económico que se cerraron para trabajar y potenciarse internamente, que luego recuperaron su potencial en unos años. Pero para eso no basta solo con no traer jugadores extranjeros, sino que hay que trabajar con las formativas con dedicación y de forma constante, en un verdadero proceso. Insistir y mejorar la formación. Así sí me parece bien traer extranjeros pero entrenadores y formadores, nuevos profesionales con nuevas ideas como Juan Pablo Feliú, que vino y ganó practicamente en todos los clubes, y eso poque es bueno. Traer a estos argentinos que son buenos, o de otros lugares, ayuda mucho a que nosotros mejoremos. Y con ellos, si hacemos una campaña a nivel país, entre 5 a 10 años vamos a estar en un nivel superior, que también le va a ser de provecho a nuestras Selecciones Nacionales de ambas Ramas. En argentina por ejemplo cuando contrataron a este entrenador de Yugoslavia para su proceso, salieron muchos grandes jugadores a nivel nacional, y supieron desentralizar su Básquetbol para pasar a otro nivel.